Consejo

¿Por qué las hojas de tomate se vuelven amarillas y se secan?


La aparición de hojas amarillas en los tomates indica una violación de las reglas para el cultivo de plantas. Hay varias explicaciones por las que las hojas de tomate se vuelven amarillas. Esto incluye una violación del microclima al cultivar tomates, la falta de fertilizantes, la propagación de enfermedades y plagas.

Causas del amarillamiento de las hojas.

Violación del microclima

Los tomates necesitan mantener ciertas condiciones climáticas para un crecimiento normal. Por lo general, el secado de las hojas se asocia con condiciones de temperatura inadecuadas y el incumplimiento de las reglas de riego. Si los tomates se vuelven amarillos y las hojas se secan, lo que se debe hacer depende de la causa de la alteración del microclima.

La temperatura

Para un crecimiento normal, los tomates requieren una temperatura de 20 a 25 grados durante el día. Al mismo tiempo, por la noche, su valor debe permanecer en el nivel de 18-20 grados. Las fuertes fluctuaciones de temperatura afectan negativamente la condición de las plantas.

Cuando la temperatura sube por encima de lo normal, las plantas se marchitan. El primer signo de este proceso es el amarillamiento de las hojas de tomate. Si no se toman las medidas de manera oportuna, las inflorescencias de los tomates comenzarán a desmoronarse.

¡Importante! La ventilación regular ayudará a reducir la temperatura en el invernadero. Para esto, se deben proporcionar ventilaciones en su diseño.

El vidrio del invernadero se puede cubrir con cal para reducir la exposición a la luz solar. Para reducir la temperatura, se colocan recipientes con agua entre los arbustos.

Si los tomates crecen en campo abierto, se puede construir un dosel sobre ellos. Sus funciones serán realizadas por una tela blanca.

Regar tomates

La violación del régimen de aplicación de humedad también conduce al secado de las hojas de las plantas. Los tomates necesitan un riego abundante, pero poco frecuente. Debido al sistema de raíces desarrollado, los tomates pueden recibir humedad y nutrientes desde una profundidad de un metro.

¡Consejo! Lo mejor es regar los tomates dos veces por semana. Cada arbusto necesita 3 litros de agua.

Si hay suficiente lluvia al aire libre, las plantas necesitarán menos riego. Se debe aplicar humedad en la raíz. No está permitido ponerse en los tallos y la parte superior de los tomates. De lo contrario, quemará las hojas.

Regar los tomates requiere agua tibia. Es mejor usar agua de lluvia que se haya calentado al sol. Las plantas deben regarse por la mañana o por la noche en ausencia de luz solar directa. La intensidad del riego aumenta durante el período de floración de los tomates.

El acolchado ayudará a mantener el nivel requerido de humedad del suelo. Para esto, se colocan paja y compost en la superficie del suelo. El mantillo evita que se suelte y reduce las malas hierbas.

Si las hojas de los tomates se vuelven amarillas, este es el primer signo de falta de humedad. Por lo tanto, es imperativo revisar el esquema de riego y, si es necesario, hacer ajustes.

Falta de fertilizantes

La aparición de color amarillento en las hojas de las plantas a menudo se asocia con la falta de nutrientes en el suelo. Esto se suele ver en tomates al aire libre o en grandes invernaderos donde es difícil controlar la calidad del suelo.

Nitrógeno

Con la falta de nitrógeno, las hojas de tomate se vuelven amarillas, después de lo cual las puntas secas se caen. Si no toma las medidas oportunas, el arbusto comenzará a estirarse y los brotes jóvenes se volverán pálidos y pequeños.

¡Importante! Los fertilizantes nitrogenados son necesarios para los tomates después de trasplantarlos a un lugar permanente. La segunda alimentación con nitrógeno se realiza cuando aparece el primer ovario.

Debido al nitrógeno, se mejora el crecimiento de las plantas y se forma la masa verde. Los tomates se pueden alimentar con urea. Un balde de agua requiere 40 g de esta sustancia. La solución resultante se usa para rociar plantaciones.

Cuando se usan fertilizantes nitrogenados, se debe observar la dosis de las sustancias. La fertilización con nitrógeno frecuente conducirá a un mayor crecimiento de las copas de los tomates. Si, después de la alimentación, la condición de las plantas ha mejorado, en el futuro, se debe detener la introducción de nitrógeno.

Potasio

Con una deficiencia de potasio en los tomates, las hojas viejas se vuelven amarillas y secas, y las copas jóvenes se enrollan en un bote. Aparecen pequeñas manchas en los bordes de la placa de la hoja, después de lo cual se fusionan en una sola línea. Como resultado, las hojas de tomate se secan.

Puede fertilizar plantas con potasio en cualquier etapa de la temporada de crecimiento. Este microelemento es especialmente importante para los tomates adultos cuando los frutos están madurando.

¡Consejo! Se deben elegir fertilizantes que no contengan cloro.

Una de las opciones para la alimentación es el uso de sulfato de potasio. Después de su uso, aumenta el contenido de vitaminas y azúcares en los vegetales fertilizados y las plantas adquieren resistencia a las enfermedades.

Para alimentar a los tomates se requieren 40 g de sulfato de potasio por cubo de agua. Las plantas se riegan desde la raíz o se rocían sobre la hoja.

Magnesio

Con la falta de magnesio, primero aparece un color amarillo entre las venas, luego la placa de la hoja se retuerce.

El sulfato de magnesio ayudará a suplir la deficiencia de este elemento. Se diluyen 40 g de la sustancia en 10 litros de agua, después de lo cual se aplica debajo de la raíz de las plantas. Para rociar tomates, la tasa especificada se reduce a la mitad.

El magnesio permite que las plantas absorban mejor el nitrógeno, el calcio y el fósforo. Como resultado, se activa el desarrollo de los tomates, aumenta el rendimiento y se mejoran las características gustativas de los frutos.

Azufre

La deficiencia de azufre está determinada por el tinte verde claro de las hojas, que gradualmente se vuelven amarillas. En este caso, las venas se vuelven rojas. Con una falta prolongada de azufre, el tallo se debilita y se vuelve frágil.

El superfosfato amoniacal ayudará a suplir la falta de este elemento. Esta sustancia es muy soluble en la forma y proporciona a los tomates azufre y potasio.

Hierro

La deficiencia de hierro causa clorosis. Esta enfermedad se caracteriza por la aparición de hojas amarillas y las venas permanecen verdes. Con el tiempo, la parte superior de los tomates pierde color y la planta deja de desarrollarse.

El sulfato de hierro ayudará a llenar el déficit, sobre cuya base se prepara una solución en aerosol. Se agregan 5 g de la sustancia a un balde de agua, después de lo cual se lleva a cabo el procesamiento. Después de una semana, se repite el procedimiento.

Desarrollo de enfermedades

Las enfermedades a menudo provocan el color amarillento de las copas de los tomates. La mayoría de ellos se desarrollan con la aparición de exceso de humedad, engrosamiento de las plantaciones y otras alteraciones en el cuidado de las plantas. Para combatir enfermedades, se utilizan medicamentos especiales.

Fusarium

Fusarium se transmite por esporas de hongos. La lesión cubre las raíces, tallos, puntas y frutos de los tomates. Los síntomas de la enfermedad pueden ocurrir en cualquier etapa del desarrollo de la planta, sin embargo, la mayoría de las veces se pueden detectar durante la formación del fruto.

Con fusarium, las hojas de tomate se vuelven amarillas, que luego se rizan y se marchitan. Los vasos marrones son visibles en la sección del tallo. La enfermedad ocurre desde abajo, después de lo cual se mueve hacia arriba.

Cuando aparece el fusarium, se recomienda retirar la planta y quemarla para evitar propagar la infección. Para prevenir la enfermedad, debe tratar las semillas y el suelo con fungicidas antes de plantar, plantar plantas a una distancia de 30 cm entre sí, eliminar las malezas y aflojar el suelo.

Phytophthora

Si las hojas se vuelven amarillas en los tomates, esto puede ser un signo de tizón tardío. Esta es una enfermedad fúngica, que se caracteriza por la presencia de manchas marrones en las hojas amarillentas.

Cuando aparece phytophthora, se deben eliminar todas las hojas amarillentas. En el invernadero, el nivel de humedad debe reducirse ventilándolo.

Los arbustos sanos se tratan con preparaciones biológicas (Fitosporin, Trichophyte, etc.). Después de usarlos, las frutas deben lavarse a fondo y solo luego usarse como alimento.

Si queda más de un mes antes de la cosecha, se permite utilizar preparaciones químicas (Ridomil, Quadris, Hom). También se utilizan después de la cosecha para desinfectar el invernadero y el suelo.

Además, los tomates se tratan con una solución a base de yodo y leche (15 gotas de yodo por 1 litro de leche y 9 litros de agua). El procedimiento se lleva a cabo rociando las plantas. Como resultado, se forma una película en la superficie de las tapas, lo que evita la penetración de bacterias dañinas.

Propagación de plagas

Las principales plagas de los tomates son las moscas blancas, los pulgones y las arañas rojas. Si se encuentran estos insectos, es necesario rociar las plantaciones. Las plagas se alimentan de la savia de las plantas y extraen vitalidad de ellas. Como resultado, las hojas superiores se vuelven amarillas y las plantas se marchitan gradualmente.

Si queda más de un mes antes de la cosecha, se utilizan las preparaciones "Inta-vir" o "Iskra". Estos fondos tienen un efecto paralítico sobre el sistema nervioso de los insectos. Las preparaciones no son perjudiciales para los tomates y el medio ambiente.

Cuando el tiempo de cosecha es inferior a un mes, se usa el medicamento "Biotlin". Este remedio es de acción rápida.

Otras razones

Las plántulas pueden volverse amarillas si no hay luz suficiente. La instalación de una lámpara fluorescente blanca ayudará a resolver el problema. Para los tomates, la duración de las horas de luz debe ser de 8 a 10 horas.

Si las hojas inferiores de un tomate se vuelven amarillas, esto indica daño al sistema de raíces. Esto generalmente ocurre durante un aflojamiento profundo o cuando se replantan plantas en un lugar permanente. En este caso, el color de las hojas se restaurará cuando aparezcan las raíces adventicias en los tomates.

Conclusión

La razón por la que las hojas de tomate se secan depende del estado del medio ambiente y de la fertilización. Si la temperatura sube por encima de lo normal, puede perder completamente la cosecha. El esquema de riego de tomates se corrige necesariamente, si es necesario, se lleva a cabo la alimentación de la planta.

Si se detectan signos de enfermedad o presencia de plagas, los tomates se procesan. Para esto, se utilizan preparaciones especiales, sobre la base de las cuales se prepara una solución de pulverización. La siembra se puede procesar utilizando métodos populares que sean lo más seguros posible para las plantas.


Ver el vídeo: 7 Plagas más comunes en plantas de tomate - Como combatir plagas en Tomates (Enero 2022).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos