Consejo

Cómo se reproducen las coníferas


Muchos jardineros llaman a la reproducción de coníferas su pasatiempo, que no hacen con fines de lucro, sino para su propio placer. Y no es de extrañar, porque este proceso, aunque requiere una dedicación total, en sí mismo es muy emocionante e interesante. Los árboles y arbustos de hoja perenne sirven como decoración decorativa para cualquier parcela de jardín. Además, aportan indudables beneficios debido a la capacidad de depurar el aire, por lo que siempre son muy populares. La propagación de coníferas es posible mediante varios métodos, que se analizan en detalle en el artículo.

Características de la reproducción de coníferas.

En su entorno natural, las plantas coníferas se caracterizan por la reproducción de semillas. La efedra no tiene flores ni inflorescencias en el sentido generalmente aceptado de este concepto. Sin embargo, tienen órganos genitales masculinos y femeninos llamados estroboscópicos. Los machos, microstrobil, son brotes que transportan polen, que poliniza los órganos femeninos, megastrobil, después de lo cual se forman los frutos (conos o bayas). Las semillas maduran en los frutos, con la ayuda de las cuales se multiplican las coníferas.

Sin embargo, no todas las coníferas tienen estróbilos y este método de reproducción no está disponible para todos. Además, plantar coníferas con semillas dará el resultado esperado (es decir, la planta cultivada será idéntica a la planta madre), solo si la semilla se recolecta en la naturaleza. Las coníferas varietales y decorativas con este método de propagación a menudo dan desviaciones, es decir, no se conserva la pureza de la variedad. Por lo tanto, en el hogar, la propagación de las coníferas generalmente se lleva a cabo mediante un método vegetativo mediante esquejes, capas o injertos.

Cómo propagar coníferas en casa con semillas.

El cultivo de coníferas a partir de semillas recolectadas en el bosque probablemente producirá una planta con los rasgos característicos de la variedad. Además, algunas coníferas solo se pueden propagar por semilla (por ejemplo, alerce, abeto, pino, abeto).

Debido a la gran cantidad de aceites, las semillas pierden su germinación si se almacenan incorrectamente. Cómo elegir semillas para plantar:

  • la semilla debe estar recién cosechada o no tener más de 2 años;
  • los conos se toman solo cuando están completamente maduros;
  • la cubierta exterior de las semillas no debe tener ningún signo de daño;
  • Las semillas con una cáscara rota o no completamente formada deben sembrarse inmediatamente, ya que pierden muy rápidamente su germinación.

Una vez que se ha cosechado la semilla, es necesario dar tiempo a los cogollos para que se abran. Para acelerar este proceso, se colocan en una bolsa de papel y se agitan periódicamente, se dejan en un lugar cálido, seco y bien ventilado. Es importante cumplir con el régimen de temperatura óptimo: si el proceso de secado es demasiado intensivo, las tasas de germinación se deterioran.

El cultivo de coníferas a partir de semillas en casa tiene sus propias reglas, por lo que es importante seguir las técnicas agrícolas. Las semillas deben prepararse especialmente antes de plantar, es decir, debe violarse la integridad de la capa exterior. Para ello, se someten a estratificación, es decir, se colocan en frío durante 1 - 3 meses (a una temperatura de 1 - 5˚C). Inmediatamente antes de la siembra, las semillas de las coníferas se mezclan y se frotan con arena gruesa. Todo esto se hace para ayudar al embrión a superar la cáscara dura y aumentar la germinación amigable de las semillas. En condiciones naturales, este proceso es proporcionado por microorganismos que viven en el suelo, así como por enzimas en el estómago de aves y animales.

Para sembrar semillas, se preparan de antemano cajas con un sustrato especial, que consta de un tercio del compost, una parte de turba y una parte de arena. La siembra de semillas de coníferas debe realizarse en diciembre. Inmediatamente después de la siembra, los contenedores se retiran a un lugar oscuro, con una temperatura de no más de 5-7 ˚C durante 2-3 meses: esto puede ser un sótano o un sótano.

¡Importante! Es imperativo controlar la humedad en la habitación y evitar que la tierra en las cajas de siembra se seque.

Después de tres meses, los contenedores de desembarque se mueven a un lugar iluminado con una temperatura de 18 a 22 ˚С. Hay que asegurarse de que los brotes que aparecen no estén expuestos a los rayos directos del sol: pueden provocar quemaduras. Después de que las plántulas se fortalecen, se lleva a cabo una recolección en macetas separadas o las plántulas se plantan en campo abierto. Esto debe hacerse en el verano, cuando las coníferas tienen un período de crecimiento lento, en tiempo nublado o por la noche.

Algunas especies de coníferas (pino, abeto, alerce) germinan bien bajo una capa de nieve. Para ello, se sacan a la calle cajas con semillas y se cubren de nieve. Cuando hace más calor, las cajas se excavan en el suelo y se dejan.

Las plántulas de árboles coníferos no requieren cuidados especiales. El suelo debe estar bien drenado, suelto, arcilloso y el riego debe ser moderado, ya que las plántulas no necesitan alimentación. Si las semillas se sembraron en un sustrato debidamente preparado, las plántulas tendrán suficientes nutrientes. Si es necesario, puede fertilizar con una infusión diluida de estiércol o una concentración muy baja de fertilizante mineral.

La reproducción de coníferas silvestres solo es posible sembrando semillas. Para las coníferas decorativas, este método también se usa ampliamente.

Propagación de coníferas por esquejes.

La propagación de semillas de coníferas es uno de los métodos más comunes. Sin embargo, en algunos casos, se utilizan esquejes.

Los esquejes se cortan del crecimiento del año pasado, por la mañana. Es importante intentar cortar el brote con una pequeña parte del material madre: el "talón". La longitud del corte debe ser de 8 a 12 cm; para coníferas decorativas, de 5 a 7 cm será suficiente.

Antes de plantar, los esquejes se tratan con una solución formadora de raíces y se plantan en macetas separadas con un diámetro de 15 cm, a una profundidad de 3 cm. Si los esquejes de coníferas para la reproducción son pequeños, está permitido plantar 2-3 piezas en una olla. Luego se coloca una bolsa de plástico en las macetas y se coloca en un lugar bien iluminado, por ejemplo, en el alféizar de una ventana. Después de unos 35 a 45 días, los brotes echarán raíces.

El corte para la propagación de coníferas en invierno es perfecto. Sintiendo el acercamiento del calor, más cerca de febrero, las plantas comienzan a revivir, y este período es el más adecuado para recolectar material. Los esquejes cortados en febrero arraigan mejor que los esquejes de primavera: el porcentaje de su tasa de supervivencia es de hasta el 90%.

El trasplante de esquejes enraizados a campo abierto se realiza a principios o mediados de mayo. Este procedimiento debe realizarse con mucho cuidado, con un trozo de tierra, para no dañar las delicadas raíces. A esta edad, las coníferas sobreviven bien al trasplante, la única regla es que las plantas deben plantarse en sombra parcial.

Este método se utiliza para propagar abeto azul, tuya, enebros. El pino y el abeto común se propagan a regañadientes mediante esquejes, por lo que existe una alta probabilidad de muerte de la mayoría de los brotes.

Propagación de coníferas por capas.

La reproducción de coníferas por capas o, como también se llama este método, dividiendo el arbusto, se usa con bastante poca frecuencia. El método no es adecuado para todas las coníferas, sino solo para plantas jóvenes, de tallos múltiples y tupidas.

Las capas horizontales en la primavera se doblan hacia el suelo y se entierran en el suelo. Para que las ramas echen raíces más rápido, se hace una incisión superficial en el brote debajo del brote, se eliminan todas las ramas pequeñas. Para evitar que la rama se enderece, debe fijarse con una piedra o alambre.

Además, debe controlar la humedad en el lugar donde los brotes entran en contacto con el suelo. Después de aproximadamente un año, cuando las raíces ya están suficientemente desarrolladas, las ramas se separan del arbusto madre y se trasplantan. A veces puede llevar más tiempo formar un sistema de raíces independiente. El primer invierno después de la abstinencia, la planta conífera joven debe invernar junto con el arbusto madre.

Este método de reproducción es absolutamente inofensivo para la planta madre, pero se considera el menos productivo. Además, solo es adecuado para arbustos de coníferas con ramas flexibles, forma de corona indefinida u horizontal (ciprés, tejo).

A escala industrial, los arbustos de coníferas no se propagan de esta manera, ya que en la mayoría de los casos obtendrá una planta ladeada con una forma de corona irregular.

Propagación de coníferas por injerto.

La reproducción de coníferas en casa también se realiza mediante injertos. Este método se usa para aquellas razas que son reacias a propagarse por esquejes o usando semillas. Este método de propagación de coníferas se usa ampliamente cuando es necesario obtener una forma especial de la corona de la planta.

Las plántulas sanas de tres, cuatro o cinco años actúan como stock para la propagación de coníferas. Los esquejes para el vástago se toman de la parte superior de la corona. Los esquejes se recolectan en el primer mes de primavera y se almacenan en la bodega hasta el procedimiento de injerto. La vacunación en sí se realiza en la segunda mitad del verano, cuando el clima es seco. Cómo realizar correctamente el procedimiento de inoculación en la hendidura lateral:

  • corte esquejes de 10 cm de largo desde la parte superior del brote;
  • ambos extremos del corte se cortan con una cuña y se limpian de agujas;
  • la parte superior del brote se divide a una profundidad de 1,5 cm, luego se inserta allí el corte preparado (en este caso, es importante asegurarse de que la capa de cambium coincida con el vástago en la rama del patrón);
  • luego, se ata el sitio de vacunación con un hilo de lana grueso y, cuando hace calor, se protege de los rayos del sol con un gorro de papel.

Para que el procedimiento dé un resultado del cien por cien, la capa del cambium del vástago se aplica cuidadosamente a la capa del cambium del rizoma, mientras se corta de 4 a 6 cm de la corteza, después de lo cual se vendan firmemente. Este método de inoculación se llama "para la corteza".

Si todo se hace correctamente, después de un mes, el tallo echa raíces y se puede quitar el vendaje. Para que el vástago crezca activamente, se corta la parte superior del stock.

Este método de cría de coníferas es bastante complejo y requiere ciertas habilidades y profesionalismo del jardinero.

Conclusión

La reproducción de coníferas utilizando cualquiera de los métodos anteriores es una ocupación minuciosa que requiere ciertos conocimientos y habilidades. Sin embargo, si lo desea, no será difícil resolverlo incluso para un jardinero novato. El método de reproducción depende en gran medida de la raza efedra, así como del resultado esperado. La siembra de semillas y los esquejes se utilizan ampliamente a escala industrial. En casa, con el fin de criar coníferas y arbustos, puede utilizar el método de dividir el arbusto (desvío) o injertar.


Ver el vídeo: La - Espacio Verde - Las coníferas (Octubre 2021).

Video, Sitemap-Video, Sitemap-Videos